Saltar al contenido
Bolivia Turística, Bolivia Infinita

LAGO POOPÓ: UN FASCINANTE VIAJE AL OMBLIGO DEL MUNDO

Cuando se habla de lagos en Bolivia siempre se cita inexcusablemente al archiconocido Lago Titicaca. Pero nunca se puede olvidar al protagonista de esta publicación, el Lago Poopó, que es el segundo lago más grande de Bolivia, con una superficie de casi 2.400 km² y la siempre singular altitud que caracteriza a todo atractivo natural ubicado en la zona andina boliviana; sus 3.680 ms.n.m. le dan propiedad a esta joya paisajística olvidada.

Y es que cuando queremos hablar de lagos bolivianos todos nos embriagamos con la excelencia del Lago Titicaca, de infinita riqueza histórica, cultural, étnica y natural; todo queda aquí, y quizá en la imagen proyectada al exterior, supeditado a la grandeza de sus 3.800 km² y a la condición de ser el lago navegable de mayor altitud del mundo y uno de los lugares turísticos más visitados de la nación…

Pero la ingente riqueza hídrica de Bolivia da al país infinidad de recursos hidrológicos así como importantes atractivos turísticos, quizá denostados históricamente por el más absoluto olvido, pero que ni siquiera en la comparación con el Titicaca se establece un agravio comparativo; una belleza distinta, en ningún caso subordinada, pero creada con el mismo tejido que la del gran lago boliviano: el Lago Poopó destila, también, beldad en toda su extensión, historia y una relación étnico-cultural que trasciende nuestro tiempo…

Localización-Cómo llegar al Lago Poopó

El Lago Poopó pertenece a la provincia del mismo nombre, situada en el departamento de Oruro, y un punto de visita que puede complementar tu viaje a la capital departamental.

Al sur del lago se encuentra la reserva Eduardo Avaroa y al este la ciudad de Potosí, como lugares de interés cercanos a la zona. El municipio de Poopó, que puede ser el sitio de encuentro ideal para la visita, se halla a unos 70 kilómetros al sur de la ciudad de Oruro y es un itinerario provisto de carretera asfaltada.

Mapa Lago Poopo

El Lago Poopó es conocido como “el ombligo del mundo”; no extraña tal nombre porque hasta hace poco se trataba de una zona marginal del país que adolecía de suficientes vías de acceso para que fuera conocido su potencial turístico.

En la actualidad se han llevado a cabo la construcción de vías terrestres que están facilitando la integración de las comunidades del territorio, paralizando la masiva migración del pasado a zonas no tan olvidadas e incluso viendo cómo se revierte tal situación, con el regreso de gente oriunda.

Un ejemplo de la inversión de obra pública, en el territorio abrazado por este lago, es la vía Avaroa-Orinoca que está considerada como parte del itinerario turístico del propio Lago Poopó beneficiando, en este sentido, a todo un país y, por extrapolación, a los municipios y provincias que viven del aliento del lago.

Orígenes del Lago Poopó

Su origen remoto hay que contextualizarlo en la extensión de una antiquísima concentración de agua de hace unos 40.000 años, el Lago Ballivián, siendo el Salar de Uyuni, el Salar de Coipasa, el Lago Uru Uru y el propio Lago Poopó vestigios de aquel gran lago de la prehistoria.

Esta génesis, en sí misma, es un contundente indicio de su llamativo que no desmerece en absoluto a los hermanos citados, hijos del aquella pretérita y extinta extensión de agua.

Con su vasta superficie, ofrece 340 kilómetros de litoral que son especialmente apropiados para la tan recurrente actividad de contemplación de fauna que se puede practicar en Bolivia.

Se ofrece, en este caso, un ecosistema donde destacan los flamencos andinos, aunque se exponen en comunidades inferiores a las que frecuentan la Laguna Colorada, patos y otras especies que le dan propiedad e identidad al sitio. 

Como consecuencia de esta importante biodiversidad, el lago está declarado LUGAR RAMSAR, una organización que recoge una Lista de Humedales de Importancia Internacional. 

Al margen de su llamativo paisajístico y de la variada fauna y flora, se debe destacar que muchas de sus especies son genuinas del lugar, esa característica tan repetida dentro del contexto de la biodiversidad que define la gran riqueza natural de Bolivia.

lago poopo turismo 
Lago Poopó-Fotografía © Rocco Lucia– Bajo Licencia CreativeCommons

Aguas Termales

Si obviamos esas nociones generales, siempre relacionadas con la estampa andina de la zona, y nos centramos en algo más concreto, se debe señalar la importancia de las aguas termales existentes en la zona de Villa Poopó, apropiadas para ese turismo de salud tan solicitado en esta época: ya a mediados del pasado siglo los habitantes del pueblo construyeron unos baños que aprovechaban las aguas termales del lugar, aunque en la actualidad ya existen nuevos balnearios perfectamente acondicionados para el turista y gestionados por organizaciones locales, como la Cooperativa Minera Poopó.

No olvides un baño en alguna de sus pozas, primero, por lo gratificante de esta actividad a la intemperie con el característico frío andino y, segundo, por las propiedades medicinales, sugestivas o científicas, de sus aguas calientes…

Culturas ancestrales vinculadas al Lago Poopó

Otros intereses de este paraíso pueden ser sus pinturas rupestres, que vinculan el lago con el arte y culturas milenarias asentadas en este sitio, los Chullpares, sitos a tan solo media hora de Villa Poopó y que representan la esencia de la tradición ancestral funeraria del lugar, o el cañadón de Cabrería, el lugar perfecto para observar las fumarolas creadas por el vapor agua expulsado de las entrañas de la tierra.

Pero sin duda, y dejando aparte la lindura de su ecosistema, uno de los mayores intereses de la zona es la de contemplar la cultura milenaria Uru Llapallapani, otro exponente más de la ingente diversidad étnica de Bolivia; ya en la villa de Poopó podrás tomar contacto con los Urus y con toda su producción artesanal, pero es otro municipio de las orillas de lago Poopó la que presenta todo el pedigrí ancestral de esta etnia, Huari en la provincia de Sebastián Pagador, dedicada a actividades de subsistencia relacionadas con la pesca y la agricultura en base a métodos de otro tiempo.

Ya sea Villa Poopó o Huari, siempre te empaparás de esta esencia pretérita, la que te darán sus antiguos pobladores y algunas de sus leyendas, como la circunscrita a una de las cascadas cercanas al cañadón de Cabrería, donde se dice que los habitantes de Villa Poopó llevan sus instrumentos para que las divinidades se los afinen; es una de múltiples historietas arraigadas en la creencia de los pobladores de estas localidades asentadas en el regazo del Lago Poopó.

Te invito a que contemples las imágenes del siguiente vídeo, para palpar toda la fragancia étnica de este milenario lago…

     

Política de Privacidad y Aviso Legal

Bolivia Turística, Bolivia Infinita-Todos los derechos, 2020